6 de septiembre de 2016

ELICURA CHIHUAILAF



Elicura Chihuailaf Nahuelpán (Quechurehue o Quechurewe, Provincia de Cautín, 1952) es un poeta chileno, considerado uno de los más connotados escritores mapuche; su obra es principalmente bilingüe, en mapudungun y español.
Chihuailaf nació en Quechurewe, localidad a 75 kilómetros al este de Temuco perteneciente a la comuna de Cunco, en la provincia de Cautín de la Región de la Araucanía. Su nombre lo traduce como Piedra transparente y su apellido, Neblina extendida sobre un lago.




La llave que nadie ha perdido

La poesía no sirve para nada 
me dicen 
Y en el bosque los árboles
se acarician con sus raíces azules
y agitan sus ramas el aire 
saludando con pájaros 
la Cruz del Sur
La poesía es el hondo susurro 
de los asesinados 
el rumor de hojas en el otoño 
la tristeza por el muchacho  
que conserva la lengua  
pero ha perdido el alma 
La poesía, la poesía, es un gesto 
un sueño, el paisaje 
tus ojos y mis ojos muchacha 
oídos corazón, la misma música  

Y no digo más, porque nadie encontrará 
la llave que nadie ha perdido 
Y poesía es el canto de mis Antepasados 
el día de invierno que arde 
y apaga
esta melancolía tan personal

© Elicura Chihuailaf, De sueños azules y contrasueños , 1995



Piedra

Las piedras tienen espíritu 
dice nuestra Gente 
por eso no hay que olvidarse 
de Conversar con ellas 
Hay piedras positivas 
que las Machi / los Machi ponen  
-para que dancen-  
en sus Kultrun 
Y hay piedras negativas  
que brillan como vidrios  
y sólo dan sombras de luz 

© Elicura Chihuailaf, Sueños de Luna Azul, 2008



Círculo

Somos aprendices 
en este mundo de lo visible 
e ignorantes de la energía 
que nos habita y nos mueve 
y prosigue 
invisible 
su viaje en un círculo 
que se abre y se cierra 
en dos puntos que lo unen 
Su origen y reencuentro 
en el Azul

© Elicura Chihuailaf, Sueños de Luna Azul, 2008



2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Me ha encantado encontrarte un abrazo para vos poeta y para Mi Buenos Aires Querido

Elsa dijo...

Gracias por tu visita.
Descubro y sigo tu blog, desde hoy

Saludos cordiales