23 de marzo de 2017

DÍA DE LA MEMORIA :24 de Marzo

El alzamiento militar perpetrado el  24 de marzo de 1976 comenzó su preparación con mucha anticipación. Para entonces, la Argentina era el único país del Cono Sur que mantenía un régimen democrático, en tanto que todos los países vecinos estaban gobernados por dictaduras militares (Hugo Banzer en Bolivia,Ernesto Geisel en Brasil, Pinochet en Chile,Alfredo Sroessner en Paraguay y Juan María Bordaberry en Uruguay), sostenidas por los Estados Unidos en el contexto de la Doctrina de Seguridad Nacional. Aunque la represión política comenzó antes del golpe con el Operativo Independencia, ésta se extendió e intensificó durante la dictadura de Videla, resultando en las desapariciones forzadas de un número de víctimas cifrado entre 30 000...
El golpe de Estado había sido planeado desde octubre de 1974 y el Departamento de Estado de los Estados Unidos sabía de los preparativos doce meses antes de que ocurriera. Había entrenado a los militares de la REGIÓN en la 'Escuela de las Américas' para tal fin.
La dictadura que se inició en 1976 tuvo características inéditas, recibiendo el nombre de terrorismo de Estado por la utilización de métodos ilegítimos de parte del  gobierno militar orientados a inducir miedo en la poblacion civil  para alcanzar sus objetivos, con el uso de la coacción o persecución ilegítima,el estado de sitio, el secuestro por "grupos de tareas", desapariciones forzosas, la tortura, el asesinato o ejecución extrajudicial (SIC)
JUICIO A LAS JUNTAS:
Fue el proceso judicial realizado por la justicia civil (por oposición a la justicia militar) en la Argentina en 1985 por orden del presidente democrático Dr. Raúl Ricardo Alfonsín (1983-1989) contra las tres primeras juntas militares de la dictadura autodenominada "Proceso de Reorganización Nacional" (1976-1983), debido a las graves y masivas violaciones de derechos humanos cometidas en ese período.
El 15 de diciembre de 1983, cinco días después de asumir como presidente, Alfonsín sancionó el decreto 158 por el cual ordenaba procesar a las tres juntas militares que dirigieron el país desde el golpe militar del 24 de marzo de 1976.
El mismo día creó una Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), integrada por personalidades independientes,entre ellos el escritor Ernesto Sábato, para relevar, documentar y registrar casos y pruebas de violaciones de derechos humanos  y fundar así el Juicio a las juntas militares. El informe de la Conadep  fue base para que el Fiscal del jucio pudiera fundamentar la acusación mediante pruebas y  fue editado como libro:"NUNCA MÁS" distribuidos en todas las Escuelas del paìs y Bibliotecas públicas.
El Juicio tuvo una gran trascendencia internacional y sobre todo para la región, en donde en los países limítrofes como Chile, Uruguay y Brasil, quienes  sufrieron crímenes de lesa humanidad,no llevaron  a los máximos represores ante la Justicia Civil  y nunca condenaron a sus criminales.

PARQUE DE LA MEMORIA, en la Ciudad de Buenos Aires
El Parque de la Memoria surgió como una propuesta de algunas organizaciones de derechos humanos. Su construcción fue decidida por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires mediante la ley 46 aprobada el 21 de julio de 1998. El monumento "en homenaje a los detenidos-desaparecidos y asesinados por el terrorismo de Estado durante los años '70 e inicios de los '80, hasta la recuperación del Estado de Derecho" debía contener los nombres de los detenidos-desaparecidos y asesinados que constan en el Informe producido por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), depurado y actualizado por la Subsecretaría de Derechos Humanos y Sociales del Ministerio del Interior de la Nación, los de aquellos que con posterioridad hubieran sido denunciados ante el mismo organismo, o proporcionado conjuntamente por los Organismos de Derechos Humanos." Además de un espacio que permita la incorporación de los nombres de aquellos detenidos- desaparecidos o asesinados durante el período citado, que pudieran denunciarse en el futuro. 


































































Las esculturas pertenecen a los artistas:
  • Roberto Aizenberg (Sin título)
  • Magdalena Abakanowicz (Figuras caminando)
  • Germán Botero (Huaca)
  • Juan Carlos Distéfano (Por gracia recibida)
  • Claudia Fontes (Reconstrucción del retrato de Pablo Míguez)
  • Norberto Gómez (Torres de la memoria)
  • Grupo de arte callejero (Carteles de la memoria)
  • Nicolás Guagnini (30.000)
  • Jenny Holzer (Sin título)
  • Rini Hurkmans (Pietà de Argentina)
  • Per Kirkeby (Memoria espacial)
  • Dennis Oppenheim (Monumento al escape)
  • Marie Orensanz (Pensar es un hecho revolucionario)
  • Marjetica Potrc (La casa de la historia)
  • Nuno Ramos (Olimpo)
  • William Tucker (Victoria).
  • Leo Vinci (Presencia)
El Parque de la Memoria está ubicado, frente al Río de la Plata, sobre la Avenida Costanera Norte 6745 de la Ciudad de Buenos Aires en el punto lindante con la Ciudad Universitaria de la Universidad de Buenos Aires, aproximadamente unos 300 metros al norte del Aeroparque, donde se halla también uno de los aeropuertos militares utilizados para los denominados vuelos de la muerte, mediante los cuales los detenidos-desaparecidos eran arrojados al río y al mar. Abarca 14 hectáreas  y fue diseñado por el estudio de arquitectura Baudizzone-Lestard-VarasEn él se encuentra el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado y varias esculturas conmemorativas. Dicho monumento es un sendero-rampa con la forma de una herida gigantesca en el césped en dirección al río en donde están los Nombres de cada uno de los desaparecidos y asesinados.



1 comentario:

Loli Salvador dijo...

Amiga mía, todavía no puedo creer que el amor no sea más poderoso, llamativo y ruidoso que el mal. Cuánta compulsión destructiva, cuántos duelos, pérdidas y ausencias, ¿dónde se encuentra la persona, tan sabia y humana?...Yo no sé si hace falta tener ideales muy altos para cambiar el mundo, pero sí sé, que hay un choque con la realidad cuando vemos que sólo se puede incidir en un ámbito muy pequeño. Por pedir un deseo: Que nuestro cerebro recuerde unos hechos tan sumamente graves capaces de emocionarnos tristemente, y el mundo no lo olvide ni repita.
Un beso